La plaza de mi barrio es mi campo de batalla – Virginia Piña Cruz

Seguir leyendo «La plaza de mi barrio es mi campo de batalla – Virginia Piña Cruz»

Anarquía a pie de calle (II)

Lee la primera parte

¿Lucha social?

“Mañana para los jóvenes estallarán como bombas los poetas; mañana las caminatas por el lago, las semanas de perfecta comunión; mañana los paseos en bicicleta en las tardes de verano. Pero hoy la lucha” (W.H. Auden, España, 1937). Seguir leyendo «Anarquía a pie de calle (II)»

Historia de Lavapiés. El latido de Madrid que resiste a lo largo del tiempo.

Lavapiés ha sido durante toda la historia de la ciudad de Madrid un barrio maldito socialmente. Siempre ha estado arrastrando de manera peyorativa la denominación de arrabal, barriada o barrio bajo. Condenado continuamente a ser un espacio social y político que se integra en la periferia del centro, en los márgenes del corazón de la bestia. En la actualidad pertenece al barrio de Embajadores administrativamente, y este a su vez al Distrito Centro de la capital madrileña. Un recorrido por la historia de Lavapiés nos ayuda a reconstruir una narración de las costumbres populares, la cotidianidad de las vidas comunitarias y las resistencias frente al estigma y otras opresiones. Seguir leyendo «Historia de Lavapiés. El latido de Madrid que resiste a lo largo del tiempo.»

Espacios culturales y sus proyectos emergentes.

La Asamblea Barrial del Pedregal del Cortés y el Centro Cultural Apoyo Mutuo [La Paz, BCS]

Por Nuria Gil Sánchez.

Hay una guerra de clases y la vamos ganando nosotros, los ricos.

 -Warren Buffett

Para entender el proceso barrial, y los consiguientes proyectos que se están dando en El Pedregal del Cortés desde Septiembre de 2018; considero necesario realizar un breve esbozo histórico de dicha colonia. El Pedregal fue creado al final de la década de los 70 y comienzos de la década de los 80, en lo que entonces se consideraba la periferia de la ciudad, pues en los 80 la vista al mar y al atardecer en la Paz no poseían ningún tipo de rentabilidad económica fuera del malecón, el proyecto inmobiliario consistió en la construcción de edificios de departamentos y algunas casas de dos dormitorios para las familias de clase trabajadora que los compraron a través de cooperativas como Productos Pesqueros. Con la compra de los edificios los colonos pagaron a su vez los locales de lo que se denominaba “La Plaza Comunitaria”.  En el inicio del S.XXI y con el auge inmobiliario de la ciudad, la colonia empezó a quedar encapsulada por colonias privadas de viviendas de lujo y exclusividad, y pasó de ser un barrio de clase trabajadora a ser como denominó la prensa “un nido de malandros”, surgiendo notas de prensa como la titulada: “Nadie quiere vivir en el Pedregal”, en lo personal dudamos un poco de esa afirmación ya que algunos políticos de altos cargos e inmobiliarias andan detrás de la compra de edificios enteros. Seguir leyendo «Espacios culturales y sus proyectos emergentes.»